martes, 24 de mayo de 2016

RESEÑA: VALERIA EN BLANCO Y NEGRO

Valeria encuentra un sujetador que no es suyo en casa de Víctor.

Valeria se siente humillada, engañada, estúpida... 

Y de pronto conoce a Bruno, ¡Peligro!

Y mientras el mundo se pone patas arriba...

...Lola conoce a Rai en sus clases de chino.

...Carmen tiene problemas en la organización de su boda.

...y Nerea se ha cansado de ser Nerea la Fría.

Vuelvo con una nueva entrega de esta saga, escrita por Elísabet Benavent. Debo decir que el segundo libro me dejó un sabor agridulce. Y es que no terminaba de ver una evolución tan buena en nuestra protagonista, Valeria, como en sus amigas, Lola, Nerea o Carmen. Y debo decir que en este tercero, me ha pasado lo mismo.

Debo avisar que puede contener spoilers de los libros anteriores.

En los zapatos de Valeria me gustó, porque era un libro fresco, divertido, con cuatro chicas que son grandes amigas. Y la aventura de nuestra protagonista, estando casada y teniendo la tentación a su lado, pero sin hacer nada hasta que... bueno, ya lo sabéis y si no pasaros por la reseña del libro :)

En Valeria en el espejo lo que me gustó fue la evolución de las amigas de Valeria. Aquí la protagonista ya empezaba a caerme algo mal. Pero le di una oportunidad. En cuanto a Lola, Carmen y Nerea, debo decir que me encantaron sus aventuras y desventuras y es que las hacía más reales. Porque la pluma de nuestra escritora les dio vida gracias a que los personajes son complejos, adultos, con problemas del día a día que a cualquiera le puede pasar. En cuanto a Valeria, parecía una adolescente hormonada.

Y ahora estoy con el tercero, Valeria en blanco y negro. ¿Qué decir de él? Pues que la prosa de Elísabet Benavent sigue siendo fresca y divertida, pero es algo repetitiva. Vuelvo a decir, como dije en la anterior reseña que sé que es una saga, que sigue el mismo hilo argumental, pues cada novela empieza donde la anterior lo dejó, pero eso no quita con que se haga repetitiva y en este caso, en algunos momentos, parecía que estaba leyendo otra vez lo mismo. 

Valeria y Víctor empiezan esta tercera historia viviendo intensamente su amor. La pasión entre ellos sigue más HOT que nunca, pero aunque es más que sexo, ninguno de los dos quiere reconocerlo. Supongo para saber cuál de los dos tiene la batuta de la relación, pues el primero que deje aflorar sus sentimientos pierde.
El problema está en que un día Valeria encuentra, en casa de Víctor, un sujetador que no es suyo y eso hace que ella se replantee lo que hay entre los dos. Pues parece ser que Víctor y ella no desean lo mismo.
El libro sigue los pasos de los anteriores en la saga. Sigue habiendo escenas subiditas de tono que le sacaría los colores a más de un@, pero a mi me ha gustado mucho, pues no se me ha hecho muy pesado y la pluma de Elísabet en ese aspecto es perfecta. 

Muchas veces se piensa que por ser un libro de chick-lit, los temas son frívolos, tontos o como quieras, pero que no tienen una profundidad, ni un tema trascendental como tienen otros libros, best-seller o no. Pues os diré que si lo pensáis estáis muy equivocados. Es verdad que la mayoría de veces encontramos a la típica protagonista que se da de bruces con la realidad al caer de su pedestal y que además le ocurren cosas divertidas para los demás, aunque a lo mejor para ella no. Pero también tenemos autoras (porque seamos sinceras, la mayoría de las que escriben en este género son mujeres) que sí ahondan en sus personajes, en sus vidas, en sus problemas. Problemas reales, problemas que podríamos tener todos y te puedes sentir identificado. Temas que no se tratan de manera trivial, si no que hay autoras que le sacan un tono de humor (a veces algo negro) a unas situaciones realmente desastrosas, haciendo que los protagonistas pasen por un cambio de actitud ante la vida.
Creo que Elísabet Benavent es lo que nos cuenta en esta saga. Nos habla de cuatro amigas, de su evolución en la vida, de sus sueños y anhelos y en principio se basa más en Valeria, la protagonista, la que escribe su propia historia (sea con mejor o peor letra).

Mientras que en el terreno personal Valeria se mueve entre dos aguas. En el profesional la vida no le va nada mal. Gracias a la publicación de su segunda novela ha tenido un gran éxito y le invitan a dar una charla en un simposium, allí conocerá a Bruno y parece que este chico vendrá para intentar quedarse. 

Bruno es un escritor que Valeria conoce en el simposium. Un padre divorciado, escritor de novelas de suspense. Desde el primer momento entre los dos hay química, aunque creo que Valeria estaba más por otros menesteres. Bruno no llama tanto la atención como Víctor. Es más normal, físicamente hablando, pero hay algo en él que a Valeria le atrae desde el primer momento, además Valeria lo ve como lo que no pudo encontrar con Víctor, estabilidad y equilibrio. Y el chico en cuestión se queda anonadado con Valeria desde el primer momento en que la ve.
A ver, si tuviera que elegir entre Bruno y Víctor no sé con cuál me quedaría. Los dos son personas totalmente diferentes y hacen de Valeria una chica completamente diferente. Las primeras apariciones de Bruno me gustaron. Aunque nunca terminé de creerme su historia y es que aunque Valeria le pedía un compromiso férreo a Víctor, desde un primer momento vemos que a Bruno no le pide eso, mas bien le pide poder desahogarse, poder decir guarradas, poder ser más deshinibida,... Y es que Bruno saca el lado más picaro de Valeria y es que con él hay escenas de alto voltaje, con una tensión sexual que se palpa en el ambiente, pero el problema de Bruno siempre tuvo un nombre: Víctor y es que este chico nunca desaparece de la vida de Valeria. Algo que a ella, en un principio no debería importarle, pero hablamos de Valeria y de su indecisión.

Por eso me cabrea Valeria. Ella quiere estar con Víctor. Todo el que lee el libro desde el principio lo sabe. Está loca por él y parece que él se pone las pilas en un momento dado. Y luego está Bruno y siento que Valeria lo utiliz juega con él, para que le calme el picor, para dar celos a Víctor o vete-tú-a-saber-por-qué, pero es así y me duele pensar en el pobre Bruno y el cómo acabará.

Después tenemos a las amigas de Valeria. Lola ya se ha olvidado de Sergio, por fin!!!! y por eso ha pensado que lo mejor es empezar a pensar en ampliar su curriculum estudiando chino, un idioma en alza. En uno de esos días que va a la academia conoce a Rai, un chico guapo y que le llama la atención desde un primer momento. 
Rai es un chico demasiado perfecto para Lola. La verdad es que no me creía que Lola dejara atrás su faceta más soez (que no lo hace, pero la deja aparcada en sus primeros encuentros con el chico). Y mientras leía el libro pensaba.... ¿Qué nos guardará este personaje tan "perfecto"? Y cuando supe lo que nos escondía, no pude dejar de reírme durante horas. Pobre Lolita, pero parece que aunque no sea perfecto para otras, para Lola es otro cantar.

Carmen está inmersa en los preparativos de su boda con Borja. Y es que Carmen no es muy entusiasta de las bodas (todo lo contrario que Nerea) y es que aunque está terriblemente enamorada de su chico, no lo está pasando realmente bien. Parece que no se ve con ningún vestido. 
Carmen es la más "normal" de las tres y su relación, también es la más "normal" de las tres. Si os digo la verdad, en algunos momentos me recordaba a mi relación con mi marido. Y es que aunque lo que venda sea la vida loca de Valeria. De vez en cuando leer que una pareja es normal y a veces anodina, como la tuya, te ayuda a pensar que no eres un bicho raro y que somos más de las que nos pensamos con una vida, a veces, aburrida. 

Por último está Nerea. Nerea la fría. Después de lo pasado en la anterior novela. Nerea no está bien. Se da cuenta de que no es feliz. De que no quiere todo lo que pensaba que sí quería. Así que de un día para otro, nuestra Nerea la fría, deja su trabajo y decide montar su propia empresa. Su primera clienta será Lola y es que no podía tener un comienzo mejor en su empresa de organización de eventos. 
Si os digo la verdad, sentí envidia de Nerea. Y lo digo de la manera más dulce posible. Sentí envidia porque ha hecho lo que realmente me gustaría hacer a mi. Y es que pienso que si tuviera 6 años menos, me liaría la manta a la cabeza y haría lo mismo que ella. Porque además uno de mis sueños era poder ser wedding planner y algo de eso hay aquí también.

Aunque he dicho que la novela me resulta, a veces, algo repetitiva, pienso que la historia en sí, me ha gustado mucho. Y es que cada una de las amigas nos aporta algo nuevo, aunque sea la indecisión como es el caso de nuestra protagonista. Y sus vidas tienen que ir evolcionando, como ellas, aunque no quieran crecer. Por eso esta tercera lectura me ha gustado. No entusiasmado, pero sí me ha gustado como para acabarme el libro y lanzarme a por el último de la saga.

Debo decir que una cosa que siempre me ha gustado en todos los libros de la saga son ellas y su amistad. Son cuatro chicas iguales y diferentes a la vez, que han creado su propia "familia" y es que siempre se ayudan las unas a las otras, están ahí cuando se les necesita y aunque alguna es el polo opuesto de otra, eso no hace que se quieran menos o no se ayuden, si no todo lo contrario, pues le dan la visión del otro lado, algo que creo que resulta perfecto en su relación.

En definitiva, es un libro más para la saga, que se puede leer en un plis y que te deja sentada en la silla durante un rato. 

Y vosotr@s ¿Lo habéis leído? ¿Os gustó? ¿Os pasó como a mi? ¿Os gusta Valeria?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres decirme algo? Aquí te espero. Siempre con respeto hacia los demás, por favor.
No tolero los spam. Si quieres hablarme de tu blog, para que me pase y te siga, envíame un correo y estaré encantada de pasarme por ahí. No tolero que se haga publicidad en este blog, así que todos aquellos que solo me ponen su blog, serán borrados automáticamente.

¡Gracias por pasaros! Pues el blog se alimenta de vuestros comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...